A DOS AÑOS DE LA MUERTE DEL DR. CASTAÑEDA

Por La Misión

El doctor Alberto Castañeda (foto), de 68 años, había sido secretario de Salud de Berazategui durante la administración de JJ Mussi. Cuando el jefe comunal llegó a ministro de Salud, a partir del 12 de abril de 1994, Castañeda fue convocado para fungir como viceministro de la Provincia.

El 1º de marzo de 2018, fue a la Clínica Trinidad de Quilmes, donde iba a someterse a una postectomía. Allí, por una falla hemodinámica, falleció luego de la madrugada del domingo.

Su hijo, el doctor Rodrigo Castañeda, director del Hospital de Ranelagh, denunció que murió a raíz de malos procedimientos. La familia realizó la denuncia judicial el martes 6, “no contra el sanatorio sino contra dos persona del staff de terapia intensiva”, que aseguran que cometieron irregularidades.

Mi papá entró bien. Tenía enfermedades crónicas como insuficiencia cardíaca, insuficiencia renal que le requirió hacer diálisis en los últimos meses, pero estaba compensado y no ponían en riesgo su vida. Era un paciente que iba a ser sometido a una cirugía menor, con anestesia local y por un profesional amigo de la familia, quien es una persona en la que confiamos a pleno y, de hecho, todo salió bien en quirófano. Pasó 24 horas internado para suministrarle antibióticos postoperatorios. Pero estamos seguros de que hubo algunas cuestiones que desencadenaron en que mi papá terminara a las 4 de la tarde adentro de un cajón, en un nicho”, aseguró Castañeda (h), quien agrega que les “costó mucho conseguir la historia clínica”, pero cuando la obtuvieron la auditaron y detectaron “irregularidades”.

A pesar del desenlace, estoy agradecido con la dirección de la Trinidad de Quilmes, sobre todo con su director, Hugo Berntsen, quien interrumpió sus vacaciones ni bien se enteró de lo que sucedía con mi papá y se puso al frente del equipo médico; ofició de interlocutor con la familia, nos hizo participar de la decisión sobre el tratamiento a realizarle”. No así con el Jefe de Terapia Intensiva, Juan Hidalgo, con quien discutió a raíz de una serie de preguntas desafortunadas que le realizó y no volvió a verlo, ya que habría sido “desplazado”.

Cuando mi papá empezó a atravesar un estado crítico, vino a hablarme de colega a colega y me preguntó qué opinaba yo sobre la calidad de vida que estaba llevando él y si yo creía que estaría contento viviendo así. Le dije que no entendía su pregunta, pero que papá era una persona llena de vida, de proyectos. Luego lo sacó del sector donde estaba para ingresarlo a la Unidad de Cuidados Intensivos y a partir de ahí, comenzaron a darse una serie de cosas que la justicia deberá analizar”, afirmó Castañeda (h).

Para que un médico pueda hacer una práctica, uno debe firmar el consentimiento. Cuando estaban pensando en conectarlo a un respirador, lo primero que hice fue preguntar por qué, qué parámetros vitales tenía y esos índices eran normales, no hacían necesario intubarlo, así que como interpretaba que no era necesario les pedí que no le coloquen vía aérea, que le realicen diálisis para que no acumule líquido. El viernes por la noche nos llamó el médico de guardia para decirnos que nos quedemos tranquilos, que mi papá estaba bien, que no necesitaba respirador y el sábado a las 7.15 nos encontramos con que tenía respirador artificial, cuando no dimos consentimiento para eso” detalló el director.

Si hubo mala praxis deberá determinarlo la Justicia. Lo que entiendo es que papá estaba bien, fue a realizarse un procedimiento menor, se descompensó por causas que están claras en la historia clínica y que creo que han sido un error y que terminaron llevándose la vida de él y alguien deberá explicar qué pasó”.

La nota original publicada en el periódico La Misión de Ranelagh.

Actualización

Su hijo posteó en la madrugada del jueves 5:

«Hace dos años decidiste decir basta y terminar con tu sufrimiento. Desde ese momento nos debatimos en tratar de entender porqué tanto padecimiento y mantener tu recuerdo vivo en nuestro corazón. Es difícil. Se extraña todo, sobre todo tus consejos al costado de la parrilla«.

Rodrigo Castañeda

Durante la mañana, desde San Martín de los Andes, le dio una entrevista telefónica a Jorge Leal, por FM Cristal.

12 Respuestas a “A DOS AÑOS DE LA MUERTE DEL DR. CASTAÑEDA”

  1. Un beso y un abrazo grande doc. Sabe que, recuerdelo siempre con una sonrisa ,a pesar de que duele,recuerde cuando reían juntos es lo mejor. Lo quiero mucho doc y siempre agradecida y siempre lo que usted y su familia necesiten estoy.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *