A MEDIO SIGLO DEL ’73

Compartir
De su libro Habría Que Matarlos a Todos.

Con esta nota se inicia una serie de notas sobre los cambio políticos de un año parte aguas como fue 1973. Una nota previa fue publicada aquí:

Un verano de detenciones

En la vasta zona sur del Gran BA, el 13 de enero de 1973 fueron detenidos Miguel Vitone, Daniel Norberto Lodeiro (19) y Silvia Ana María Gatto (21) con ametralladoras en un Fiat 1600 robado. En busca de su célula, vieron allanadas casas también en la Capital.[3]

[3] El Día, enero de 1973. | Según Plis-Steremberg, en su libro Monte Chingolo, 2005:146-150, fecha su detención en diciembre del ‘72, y agrega que Gatto y “Loreiro”, “a pesar de que fueron torturados, ninguno delató a sus compañeros”.

Peor destino tuvieron los desaparecidos el 29 de enero, en Ezeiza, Joaquín Vega, nacido el 21 de agosto de 1911 y, en Varela, Julio Alejandro Casusa Rodríguez, cordobés, del 24 de julio de 1945.

Una semana antes, un bombero había sido herido desde un micro del que tirotearon a la fábrica Platex, en Calchaquí y R. López, Quilmes.

En la tarde del 4 de febrero, el embajador paraguayo Manuel Avila ingresó al Club Pino, de Bernal, junto al cónsul Mario González y al corresponsal de ABC, Eliseo Retori, para una reunión de adictos a Alfredo Stroessner. Bajo su Mercedes Benz, sobre la vereda, había una bomba que la Policía detonó en un baldío.

El 7 de febrero, cuando bajaban de un escenario en Chivilcoy, Luis Bianculli cayó de un balazo. Juan José M. le tomó el pulso y negó con la cabeza. Luis Pastore, de Las 62 de Quilmes, le pegó a un custodio para quitarle el arma y perseguir a los asesinos. En pos de impedírselo, Armando Ledesma se le aferró a la cintura, pero al hablar de su secretario chofer, José Rucci no aludirá a la JP:

–Esto lo atribuyo a fuerzas del Sistema o del propio gobierno.

El jueves 8, en la Guardia de Ducilo, le quitaron el arma a Inocencio Saucedo. A los diez días, la Policía dijo que el principal Agustín V. Distéfano sorprendió a los merodeadores Carlos Alberto Alvarez (20 años), dibujante de Banfield, con una pistola .45, y Roberto Montoya (26), periodista, quien llevaba un arma robada al policía del Banco Popular de Quilmes el 2 de noviembre; habrían admitido –en la Comisaría– que integraban una célula “comunista trotskista” (¡!) con Ricardo Coco Lave, Rolo, Mónica Angueira y que planeaban arengar a los 700 operarios. Habrán de ser noticia nacional.[4]

[4] ¿”Lave” era Rave? | Según El Sol, los datos fueron brindados recién el 27 por los inspectores mayores Alberto Domingo Mangiaterra, Máximo Moradillo (jefe y subjefe Regional); el subcomisario Raúl Vargas (secretario) y José María Casaprima, ayudante del coronel Humberto Panatoni, de La Plata. En La Opinión del 28 de febrero de 1973, pp 9, “Los armamentos robados en Córdoba…”, bajo el subtítulo Detienen a extremistas, dice: “admitieron haber matado al agente Saucedo”, un error, ya que no figura muerto en las listas de la Bonaerense ni de la Federal. | Montoya fue preso otra vez bajo el gobierno de Isabelita. Hacia 1976 se exilió en París. En España, hizo carrera periodística; fue corresponsal internacional; es autor de un par de libros y coautor de dos más (uno, junto al quilmeño Alejandro Tarruella). Alvarez, detenido a fin de mayo de 1975 y apresado en la U9, declaró en el juicio de 2010 (CELS).

El 14 de febrero, cayó Lili Massaferro con su pareja, Paco Urondo; la familia; Luis Labraña y, entre otros, la suplente de una escuela para chicos con discapacidad en Avellaneda, ciudad donde FAR raptara a Barella y a Ronald Grove, de Anglo, además del robo al blindado el 4 de mayo de 1971 en que fue muerto un policía, y del copamiento al destacamento ferroviario en Villa Lynch el 2 de noviembre de 1972.

A esas conclusiones llegó la Inteligencia militar a partir del análisis de las armas que les hallaron, de lo que el general Alcides López Aufranc informó desde el Comando del Ejército cinco días después de las detenciones aunque antes que el Juzgado lo supiera. Después apresaron a Julio Roqué, quien en Rosario había matado al general Sánchez Verdugo. A los diez días, liberaron a la maestra.

El ERP, que el domingo 4 baleara un camión militar en Ezeiza, dos semanas después leyó una proclama por los parlantes de la Asociación de Amigos de calle Rivadavia, en Quilmes.

El miércoles 21, cinco de la Comisaría 1ª quisieron identificar a dos en un auto, fueron baleados y desarmados. Por las heridas, el cabo Víctor Enríquez, de Lomas, murió.[5] La misma tragedia alcanzó al cabo 1º Antonio M. Arce, el día siguiente, luego de que Montoneros emboscara a una patrulla Estanciera en De la Cruz y Santiago, Lanús.

[5] Según el proyecto de Ginzburg, la patrulla era de la Comisaría de Lanús.

Desde el Partido Socialista de los Trabajadores, Armando Belleri y Osvaldo Repeto, secretarios de Berazategui y de Quilmes, denunciaron que, en un frigorífico, fueron detenidos el 23 de febrero, por ‘desorden’ frente a SUBPGA, Carlos Sagranichiny, apoderado del PST en la provincia; Raúl Ortales, candidato a diputado, y Nora Zaldúa.[6]

[6]Denuncia”; en El Varelense, N° 1099, del 12 de marzo de 1973, pp 5.

Esta chica de llamativa belleza en la UNLP, que no se maquillaba y vestía polleras amplias al estilo hippie, proclamaba la paz y el amor desde La Cofradía de la Flor Solar que la tuvo entre sus fundadoras.[7]

[7] Di Marco, 2014:100  | De esa Cofradía saleron músicos que habrían grabar discos de rock y tocar en Los Redonditos de Ricota.

Zaldúa

El 1º de marzo, en el último procedimiento quilmeño, la Comisaría 3ª decomisó equipos radiales y detuvo a Juan Basilio Longinov (35 años) y Obdulio Enrique González (45), de Berazategui; en SF Solano le quitaron bonos de la campaña Alende-Sueldo al chileno Víctor Manuel Estrada (25); todos, obreros. En Varela 711, de Ezpeleta, no hallaron a Ernesto Carlos Borrás aunque sí talones de contribución “al Vietnam”. La Federal, participante de la pesquisa, emitió un comunicado de la DIPA, tal como, con gusto por la ironía, la dictadura tituló a la División de Investigaciones de Políticas Antidemocráticas:

–Quedan a disposición de la Cámara Antisubversiva por tenencia de literatura marxista; armas y 30 kilos de nitrato de amonio; bonos para la Alianza Popular y el Comunismo.

Por la ley anticomunista, el secretario Horacio Vaccare, de la Sala Federal III, citará a través del boletín oficial desde el 12 de marzo a Borrás, con seis alias, para que compareciera en la causa 881.

El último tramo de campaña

El 8 de marzo, con un apoyo crítico al camporismo, debutó el ERP-22, escisión del PRT.

Esa tarde, FAR tomó documentos del Registro Civil en Bernal; pintó “Trelew 5×1” y “Cámpora al gobierno, Perón al poder”.

Los no militarizados de FAR, en cambio, salían de pegatina en un Citroën cuando se cruzaron a Jorge Dubchak en un jeep. Le quitaron un cartel; el Polaco, con un .32, disparó al aire:

–¡Yo soy de CNU!

–Y nosotros somos del FreJuLi. ¿Qué hay?

–Del FreJuLi somos todos, pero a ustedes los voy a matar.

–¿A quién vas a matar, bol…? –la pregunta fue interrumpida desde el fondo oscuro por uno que interrogó dudoso:

–¿Polaco?

Del otro lado de la noche hubo un silencio momentáneo:

–¿Julio?

De inmediato brotaron gritos cómplices de ambos lados que se fundieron en abrazos ante las miradas absortas de todos los de la JP. Terminada la tertulia, Carrilero explicó:

–¿Qué quieren? Este flaco, vamo’ a decir, ya estaba loco desde que lo conocí en la escuela.

Aun era temprano para que se mataran entre todos.

El cierre de la campaña del FreJuLi se hizo en el conurbano sur.

En la cancha de Independiente, hablaron Herminio Iglesias, candidato a intendente de Avellaneda, y el presidenciable Héctor Cámpora:

–Sé que preferirían que acá estuviese Perón, pero llegó Abal Medina de conversar con nuestro jefe, que me autorizó a decirles que va a festejar junto a su pueblo el triunfo en las elecciones.

–¡Se siente/ se siente/ Perón está presente! –corearon todos.

Antes de ese domingo, pegaban sobre los nombres de las calles papeles con la inscripción en birome “Perón” o pintaban Montoneros en la escuela 81 de Quilmes, vistas por CoLimBas que, como Víctor de la Fuente, custodiaban las urnas.[8]

[8] Entrevista con él, concejal UCR 1989-93 en Berazategui.

El 11 de marzo de 1973 el país votaba después de una década y de 18 años de proscripción del principal partido, que volvería a ganar ese día.


Espacio publicitario

Una respuesta a “A MEDIO SIGLO DEL ’73”

Los comentarios están cerrados.