¿CUANDO SE VIO UNA BALLENA EN HUDSON?

Compartir

Historias de Berazategui, perdida por más de un siglo y encontrada por la investigación histórica.

Por ingeniero y museólogo Rodolfo Cabral

Hace apenas 118 años, el 29 de agosto de 1903, se podía leer en la revista Caras y caretas: Se sacó una ballena en las costas de Conchitas (actual Guillermo Enrique Hudson).

Todo empezó en la Bahía de Samborombón, allí el marinero Rafael Melillo y cinco camaradas lograron atrapar, no sin esfuerzo, a una enorme ballena de 30 metros de largo y 7 metros de ancho.

Los autores de la captura del cetáceo se trasladaron a Buenos Aires e interesaron para su adquisición al Museo Nacional, que envió a un representante para incautar a la enorme ballena. Melillo no contó con que la bestia, aun herida, pudiera huir de las redes hacia nada menos que a la costa del Tuyú. Allí el pequeño vapor Castells, enviado por el armador de barcos Santiago Lambruschini, logró amarrarla de nuevo y la remolcó hasta Berazategui, en cuyas playas pretendió dirigirse, escolló en todas las tentativas en un principio por la bajante del río y por eso se dirigió a Conchitas (Hudson, desde 1930).

Ante el anuncio de la aparición de la ballena en Berazategui, no sólo los curiosos fueron, sino también el Dr. Fernando Lahille, Director de la oficina Nacional de Caza y Pesca, quien hizo el largo viaje desde Buenos Aires, para investigar su filiación en la escala zoológica; pero su viaje resultó inútil por encontrarse ésta dentro del agua. Según ese naturalista, medía de 25 a 26 metros y su valor económico sería de 2000 pesos.

El Dr. Lahille indicó a la prensa que no era la primera vez que visitaban las ballenas el Río de la Plata, casi en forma periódica estos cetáceos daban pie a las habladurías no solo de las clases humildes sino también de los altos círculos oficiales. Por eso, muchos funcionarios estaban muy preocupados para trasladarse a Conchitas con sus esposas y su racimo de hijos.

El esqueleto del cetáceo, se estima, serían vendidos en 300 pesos al museo Nacional y era la familia de los Balenopteros, especie muy difundida en aquella época en nuestros mares del Sud. 

Sus afortunados poseedores creían que su hallazgo ha de valerles una gran fortuna, pero aunque se llegue al máximo aprovechamiento, la suma no pasará de los 2000 pesos.

NOTAS: Los balenopteros (Balaenoptera), conocidos comúnmente como Rorcuales, son un género de cetáceos misticetos de la familia Balaenopteridae (Wikipedia).

*Cabral es miembro de:

  • FEEHPBA: Federación de Entidades de Estudios Históricos de la Provincia de Bs. As.
  • Instituto de Estudios Genealógicos y Heráldicos de la Provincia de Bs. As.
  • Aprodemus: Asociación de Profesional de Museología.

www.museovirtualbegui.ar

chberazategui@gmail.com

Dirección: Lisandro de la Torre 1736. Berazategui.