DOMINGO CON EXPO DE ARTES MARCIALES

Compartir

Se desarrolló con singular éxito. AMPLIAREMOS.

Solidarios

Como parte de los festejos por sus 11 años, la Academia de Difusión Marcial invita a las instituciones deportivas a participar de su 2ª Expo Marcial, que constará de una exhibición o clase abierta por escuela, con una duración de 30 minutos. Entregarán certificados de participación. La cita es el 26 de noviembre, desde las 13, en el Polideportivo 4, calle 164 y 30, de Villa Mitre.

Como parte de la función social que acostumbra la entidad, harán una colecta a beneficio del comedor, merendero y ropero Corazones Generosos. Por eso, piden un alimento no perecedero, además de la entrada por $300. La actividad está reconocida como de interés social y deportivo por el Concejo Deliberante.

En su aniversario, organizan este encuentro deportivo que fue declarado de interés por el Concejo Deliberante. Una oportunidad para conocer y acercarse a practicar la defensa personal en tiempos violentos.

En el HCD

Qué es la AAMM

Los maestros Juan Lacentre y Martín Caballero, directivos de la Escuela y Academia de Difusión de Artes Marciales Mixtas (AMM), trabajan desde 2012 en Berazategui. Agradecen a la Comisión Directiva de la Sociedad de Fomento Villa Mitre, Complejo Deportivo 36 y Unidos por la Diversidad donde tienen la posibilidad de compartir sus proyectos. Extienden el agradecimiento a padres y alumnos por elegirlos.
La academia tiene como objetivo superar la violencia de género en todos sus ámbitos. Hoy, las prácticas de defensa personal y las artes marciales mixtas (AMM) son fundamentales para la seguridad personal; en la autodefensa se encuentra una herramienta de empoderamiento; desde el primer momento dan herramientas de solución a las diversas agresiones verbales de sumisión física y psicológica que puedan presentarse.

Violencia de género
Las clases incluyen simulacros duales de autodefensa, donde se trabajan diferentes escenas en las cuales son fundamentales las experiencias para llevar a cabo un mejor desarrollo de lo vivido y emplear las técnicas en pos de evitar bloqueos, miedos y fobias. Luego de un breve precalentamiento, se disponen parejas de manera que una representa el papel de agresor mientras la otra aplica técnicas de autoprotección.

Más allá de los golpes

Durante uno de los ejercicios, Martín Caballero, profesor de AMM por más de 38 años, enseña métodos para esquivar al agresor que intenta invadir su espacio. Sin embargo, sus indicaciones no se limitan a los movimientos: “No puede haber defensa real si no entendemos nuestras emociones. La primera defensa es tener una actitud firme que impida que el agresor se sitúe cerca”.

Este experto da clases a personas de todas las edades pero en el último tiempo se ha enfocado en las violencias de género a jóvenes o adultos con dificultades motora o capacidades diferentes.
“Todos podemos ser víctimas de un ataque, y para ello no hay mejor solución que estar preparado. Sin embargo, casi siempre asociamos la defensa personal con los hombres y no es así. Este deporte puede ser practicado por quien sea: niños, niñas, adolescentes, mamás, papás, abuelos, abuelas, personas trans. No hay distinción de género, color o religión en el deporte. La violencia [machista] ha generado que sean las mujeres, chicas adolescentes y trans las que demandan esta práctica”.

Para este entrenador, la defensa personal tiene su origen en la mezcla de diferentes tipos de artes marciales.
“A diferencia de éstas, su esencia no está en el ataque sino en la mejor forma de evitarlo. Por ello, las clases suelen tener un ritmo muy suave, que no implica grandes esfuerzos físicos. Lo que se busca es explicar y practicar cómo actuar en situaciones de robo o agresión, aprender medidas básicas de prevención y racionalizar ante situaciones de riesgo. Las técnicas van orientadas a convertir el ataque de un enemigo en un golpe para él, a escapar en caso de que nos tengan aprisionados y a esquivar posibles golpes”.
Ante cualquier hecho sorpresivo, como un ataque en la calle o el hogar, nunca se sabe cómo será la reacción: dependerá de muchas cuestiones y el nivel de capacidad de respuesta que cada uno pueda ofrecer.

Todos pueden participar

“Enfrentar una situación de peligro no es fácil, hay que evaluar las situaciones. Por eso, las clases de defensa personal se basan mucho en la repetición de técnicas. La idea es interiorizarlas hasta que en caso de agresión podamos aplicarlas de manera instintiva, sin pararnos a pensar. Acción y reacción inmediata”.
“Con estas enseñanzas de defensa personal lo que se busca es conocer la propia agresividad, manejar las emociones en momentos de estrés, recreando situaciones de peligro que pueden ocurrir con un desconocido o con un pariente. Se entrenan los reflejos y se aprende a estar alerta al entorno, ya que la prevención es el 90%”.

Cada vez más gente se suma

“En tres meses, con tres clases por semana de dos horas, se puede interiorizar las técnicas, tener más capacidad, conocimiento y mayor autoestima. El cambio psicológico, -a falta del estructural-, es el gran beneficio de la defensa personal, que sirve para superar el estrés postraumático y recuperar la confianza o sentirse mejor. Esperamos concretar un convenio con todos las organizaciones que necesiten de nuestro emprendimiento, la Academia de Difusión Marcial”, dice Caballero.