MARADONA Y SU RELACION CON BERAZATEGUI

Compartir

La muerte de Diego Maradona convoca a recordar los episodios que lo ligan a nuestra ciudad, que fueron muchos, al punto que se especuló con que viviera aquí.

El primer recuerdo del chico criado en el conurbano sur es el de su participación en el equipo de Argentino Junior, donde un berazateguense pudo haber compartido aquel debut. Así lo relató Carlos Lobo, de la Asociación Deportiva Berazategui (ADB) a la televisión local.

Diego fue recordado por el máximo goleador en el Naranja: “El DT le dijo que el que anduviera mejor iba a jugar a la par de él, por Maradona. Me querían a préstamo por un año, pero la ADB quería venderme definitivo. Yo desistí del 15% para ir pero no se dio”, relató en este video:

Lobo, máximo goleador.

La vecina Grace Meleszczuk cuenta que hubo un jugador de Berazategui, Carlos Carrizo, que fue compañero suyo en Argentino Jrs, que aun vive en Berazategui y cuyo hijo es ahijado de Maradona.

Maradona, con 16 años, había debutado el 27 de febrero de 1977 en la Bombonera, en reemplazo de Leopoldo Luque en un amistoso de la Selección. Se lo veía deslumbrante, por lo que esperaba ir al Mundial del año siguiente, pero César Menotti consideró que tenía poca edad. “Andaba llorando”, recordó otro futbolista del conurbano sur, Daniel Bertoni, que sí fue parte de la selección campeona de 1978.

Recuerdo un título del diario Crónica: «Todos se venden menos Maradona». Yo, que no sabía –ni sé– nada de fútbol, me preguntaba a mis diez años “¿y ése quién es?”.

Pasó a ser el máximo goleador del país en los años siguientes. Los pibes en la escuela primaria tuvimos noción de él en 1979 cuando consiguió el Campeonato Juvenil en Japón.

En 1981 sacó a Boca campeón, en lo que fue su único título argentino. Mis parientes me regalaban posters y medias de los colores azul y amarillo.

Con Carlos Daniel Delgado, emisor de FM local (1981)

Para el Mundial del ’82, estábamos más atentos a lo que pasaba en las Malvinas, donde los soldados, algunos vecinos, pasaban tanto frío. Miré mis medias de Boca, tan gruesas, y decidí enviarlas a las colectas, ésas de las que nunca supimos si llegaron.

Al año siguiente, también dejé de creer en el fútbol, cuando el 3 de agosto una bengala perdida mató al joven Basile en un partido contra Racing de Avellaneda.

En esa transición política, Maradona vino a jugar unos minutos a un partido a beneficio de un niño que necesitaba un tratamiento de salud, como lo recordó hoy el colega Rafael Passalacqua:

Passalacqua recuerda la visita del Diez.

Con la democracia, entendí que el mundo no era lo que creía, entré a la adolescencia al tiempo que a una nueva etapa para el país: atrás dejé los conceptos de patria, militares y fútbol.

Por eso no le di bolilla al Mundial del ‘86 que me encontró en Córdoba, en busca de un amor. Al regresar, un par de compañeros de la secundaria me mostraron la primera foto de Maradona en Berazategui.

Alejandro Tenaglia y Marcelo Palavecino me presentaron a un pibe que se fotografió con el ídolo sentado a la mesa de su casa en Av. 21, unos metros al Este de la barrera de entonces. ¿Le decían Chifuleta?

Yo no sentía ninguna admiración por esa personalidad aunque me daba cuenta de que era una figura planetaria y no podía creer que hubiera estado tan cerca de mi casa.

Para el Mundial ’90 yo vendía escarapelas frente a la Escuela 5 donde cursé 1º grado. No se vendía mucho pero conforme se acercaba la final, puse las escarapelas en línea sobre el tablero negro que me daba la proveedora, y formé la frase MUNDIAL 90. Fue mi primer éxito publicitario.

Seguía sin mirar los partidos, porque no quería sumarme a lo que consideraba un circo de distracción de los temas importantes del mundo. Décadas después, Horacio Verbitsky me dijo que él disfrutaba de ver ese deporte por el mismo motivo: “porque era una distracción de los temas importantes del mundo”.

Verbitsky, comparado por el artista plástico REP como el Maradona del periodismo, es autor de una linda prosa dedicada a “Pelusa”, donde rescata su aporte a la disidencia política con el poder.

(…) En Italia representó a los negritos del sur discriminado y sumergido frente a los blancos del norte rico y prepotente. Fuera de la cancha le han cobrado todo esto pegándole más fuerte y con menos lealtad y respeto que el grandote griego que lo agarraba de la camiseta para poder contar que lo había tocado. Un político patadura lo usó para lucirse a su lado en las fotos y volvió a usarlo para esconderse detrás suyo con cuñados y valijas. Se bancó todo sin chillar, se mató entrenándose en dos turnos para llegar al primer partido sin dar lástima y en la cancha a la hora de la verdad saldó todas las cuentas con las armas más nobles. Sigue siendo el atorrante más auténtico de Villa Fiorito, pero aprendió cómo funciona el mundo y sabe mejor que nadie dónde tiene que gritar como un descosido después del golazo, con la boca dentro de la cámara, para que lo escuchen Sofovich, Neustadt, Sanfilippo y el mismísimo Mufa que desistió de pisar Boston el sábado. Por eso, gracias, Pelusa. 22 de junio de 1994.

1994

Luego de que lo dejaron afuera de aquel Mundial en EE.UU., el periódico La Palabra publicó que en su equipo de suministradores de efedrina había un ex entrenador del Club Deportivo de Berazategui. Lamento que la cuarentena me tenga lejos del archivo para rescatar su nombre.

Por entonces, vino al hogar de niños Rucalhué, en 369B y 315, del barrio La Colina, detrás del barrio Luz, como recuerda Jesús Ortega, porque su padre Julio debió haber ido en su calidad de director del periódico La Misión de Ranelagh. Nunca vi fotos que Ortega hubiese guardado de esos días (y si las tuvo, las perdió, porque el orden no era su fuerte).

David Ortega agrega: “En otra oportunidad vino a jugar un partido en lo que hoy sería la pileta del Vidrio”.

Avanzada la década, luego de que el allanamiento a su mánager Guillermo Cóppola hiciera famosa a las tres chifladas, el programa de Mauro Viale se convirtió en el espacio mediático de mayor audiencia por el que desfilamos varios.

Cuando fui convocado para aportar datos de la relación de la ciudad con el crimen de José L. Cabezas (fui el 25 de febrero de 1997), Maradona no estaba pero empezaría a ir y compartió emisiones a las que iba un ex estudiante del Nacional de Comercio de Berazategui, Antonio Capodilupo, director del periódico Opinión de Ezpeleta.

Maradona se descolgó con un pedido a favor de la Autonomía para Ezpeleta. Fue una sorpresa inverosímil. Mi amigo Capodilupo me contó en la radio cómo había sido: “En la pausa me acerqué a él y le dije en qué andaba con mi periódico, con el que fui el primero en pedir la Autonomía. Le pedí si no podía darme una mano diciendo sólo eso. Tuve que repetírselo, pero lo memorizó y, en cuanto Mauro V. le dio la palabra, tiró la consigna. Fue otro golazo”.

Cuando el nuevo siglo trajo a nuevas figuras, Maradona cedió espacio involuntario en el firmamento mediático salvo por algunos escándalos olvidables, pero no dejó de estar presente entre sus seguidores en la ciudad, donde sus esporádicas incorrecciones eran motivo de debates que teníamos con políticos locales.

Hasta que el año pasado, corrió la versión de que podría venir a vivir a Berazategui.

Fue a partir de que pasara a dirigir a Gimnasia y Esgrima de La Plata, que le quedaba lejos de su casa en Bella Vista, por lo que empezaron a buscarle otra en el barrio cerrado Abril, de Hudson, a 20 minutos, por Autopista.

La Filial local de la Fundación MenteClara, con la foto que abre esta nota, lo dio por sentado:

Estamos felices de tener a Diego Maradona viviendo en Berazategui. Y el más feliz de todos es Ratan. Cuando el Dr. Ratan Basu vino a su primera reunión anual del Comité Científico de la Fundación MenteClara… su único pedido extra académico fue visitar la finca donde Victoria Ocampo recibiera a Tagore y la Casa Museo de Maradona. Viajó desde Calcuta, sólo para estar en la misma casa donde el 10 viviera. Gracias, Diego, por elegir esta ciudad, estás a 15 minutos de nuestra casa, de modo que en su próxima visita el Dr. Ratan Basu podrá estrechar tu mano.

Maradona en Berazategui, 9 de septiembre de 2019

Estos seguidores de la cultura hindú daban muestras de cuán lejos podía llegar la devoción por un ídolo pagano. El resto de los mortales dijo cosas más comunes ante el Noticiero de Berazategui:

2019

Hoy, el berazateguense que preside el Club Boca Juniors, Jorge Amor, mandó que en memoria de su máximo ídolo se cambiaran las fechas de algunos partidos, como detalla este comunicado de la Conmebol:

Comunicado.

Yo sé que ahora vendrán caras extrañas con su limosna de alivio a este tormento”, más parecidas a la hipocresía o a la corrección política. Qué paradójica despedida para quien hizo un culto cotidiano a lo incorrecto.

Así jugó en 1990.

Me quedo con el recuerdo de su tobillo hinchado, o el de un entrenamiento en el que corría con un paracaídas abierto a su espalda, que no conseguí en la red (la vi en un diario en papel cuando internet era nueva), imagen tan similar a la de la camioneta lanzada desde un avión.

Si a alguien le importa la opinión de un neófito que nunca lo amó, rescato esas dos fotos como su mejor legado moral: el del empeño a toda prueba; puro tesón puesto en salir adelante; algo que este pueblo le pidió a él porque ya sabía que no podía esperarlo de muchos de quienes votamos como “nuestros representantes”.

El aviso de la agencia en la que trabajaba Eduardo Schiavo, de Quilmes.

Espacio publicitario

12 Respuestas a “MARADONA Y SU RELACION CON BERAZATEGUI”

  1. Hermosa crónica de alguien a quien no le gusta el fútbol, pero si el periodismo. Te sugiero que investigues como la «Mafia Napolitana» incidió en la vida de Maradona. Los amantes del fútbol sabemos que fue él quien armó el primer sindicato mundial a favor de los jugadores y no los clubes (o dueños). Fue quien enfrentó a la FIFA por sus hechos de corrupción, luego develado (y escondidos). Fue el «Mejor», pero no era DIOS

  2. Personalmente fué nuestro ídolo como deportista, pero como persona dejó mucho que desear. Lo tenía todo, pero el entorno más cercano no lo cuidó de sus vicios. Hoy un país lo llora y también el mundo entero o sea que haya Sido o lo que no haya Sido transpaso la frontera de nuestro país y nunca lo vamos a olvidar!!!!

  3. 3 dias de duelo? No estoy de acuerdo, muy buen deportista, pero, abandonó a sus hijos, ninguneo a muchas mujeres incluidas sus hijas, hizo apología de la droga, este es el ídolo por el que, tenemos 3 días de duelo? Me parece mucho,(todos algún día nos vamos a morir) hay personas por las que se hubieran haber decretado dias infinitos de duelo, pero este país es «El mundo del reves»

  4. Sin dudas ha sido un gran futbolista y estos dias abracè con el alma y el cuerpo a varios amigos,que lloraron como ninios la muerte de su ìdolo.Obviamente que como persona de fè,deseo que su alma descanse en paz;quizàs esa paz que no conociò en este plano terrenal(sabemos el porque).Pero tambièn senti una fusion de mucho dolor y bronca,al recordar que el Dr.Renè Favaloro no recibiò ni la cuarta parte de tantos honores y tres dìas de duelo.Un ej.no solo en el hàmbito profesional,tambìèn en su cotidiano y humilde paso por esta vida.Fiel a sus principios a su manera de ver el mundo y la sociedad,(sobre todo la màs desprotegida ),por eso se quedò en su patria;aunque lo tentaron de muchas partes del mundo.Insisto D.Maradona a muchos les habrà brindado alegrias,emociones.Fuè el mejor jugador y ganò fortunas.(merecidas por cierto).Para mì y sin herir sentimientos,tenemos el pais que nos merecemos.Pan y circo.Porque Los goles a los Ingleses JAMÀS podràn borrar el horror de Malvinas,nuestros pibes muertos y muchos de ellos suicidados por no soportar el espanto que vivieron y sufrieron en la maldita guerra.
    Pido perdòn por mi ignorancia,jamàs entenderè como una sociedad valora e idolatra a algunos personajes y deja en el mas absoluto olvido a personas que han dado la vida y se han jugado por sus ideales.¡¡¡Perdòn Dr Renè Favaloro!!!.¡Nos merecemos el pais que tenemos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *