MURIO LA MUJER MAL AMPUTADA

(Por David Ortega)

Hace instantes (a las 22), este Centro Informativo fue enterado del triste desenlace por fuentes familiares. Ocurrió en el Sanatorio Güemes.

Irma Magdalena Leguizamón, la jubilada de 66 años enferma de diabetes, afiliada al PAMI, había sido operada en el Nuevo Sanatorio Berazategui, donde la cortaron la pierna equivocada.

La práctica había sido ordenada por el cirujano vascular Rafael Rico Núñez al cirujano Gonzalo Cardozo (matrícula 232.201) quien le cortó la pierna izquierda sana en lugar de la gangrenada. Fue llevada entonces a la quilmeña clínica CENI, propiedad del mismo grupo que maneja el NSB, cuyo dueño sería el doctor Fernando Palladino, forense policial, funcionario policial en la Morgue Judicial y propietario de la Cochería de 139 e/13 y 14, «donde suelen ser velados los abuelos que fallecen en esta cadena de clínicas y que él, como forense de la Morgue, es a su vez quien firma las autopsias de los abuelos fallecidos«, según publicó el periódico local VeI.

La diabetes la había hecho perder la vista una década atrás; fue internada el martes 16 de julio por una infección en el cuarto dedo del pie derecho, por lo que se decidió la obliteración para el miércoles, pero como la infección avanzaba, el domingo 21 la familia fue informada de que debían amputarle toda su pierna derecha, lo que intentaron hacer el lunes a las 19. El traumatólogo Cardozo declaró: «Yo amputé la pierna que me dijo Rico».

Ambos están acusados por «lesiones culposas».

Horas antes, como cubrió este CIB en exclusiva, los Jubilados Clasistas se habían manifestado en las puertas del NSB.

El PAMI dictó una suspensión «preventiva» de las cirugías traumatológicas programadas en el lugar y dice que inició un proceso de investigación interna en el que «se le exigió al sanatorio la presentación inmediata de toda la documentación médica relacionada con el caso en cuestión, a fin de determinar las responsabilidades del prestador». Palabras muy largas para disimular el conocimiento que la obra social tiene desde hace muchos años.

13 Respuestas a “MURIO LA MUJER MAL AMPUTADA”

  1. «Según pudo averiguar Infobae,»…

    … bah, es lo que en Berazategui venía publicando Verdad e Investigación hace un año…

    «el médico además de su actividad en la clínica privada y en el hospital Evita Pueblo, donde también operaba, estaría relacionado con la empresa funeraria Casa Central ubicada en la calle 139 1383. Si bien en los registros la empresa está a nombre de otra persona, la Justicia sospecha que el doctor podría ser socio o dueño. Hay un dato elocuente: el domicilio fiscal declarado a la AFIP por el cirujano es el mismo donde está ubicada la cochería. En los documentos públicos, Palladino está registrado en el rubro de «servicios relacionados con la salud humana», pero en las actividades secundarias figura la categoría comercial de «pompas fúnebres y servicios conexos».

  2. Lamentablemente, estamos rodeados. Son todos comerciantes, pues el título de médico les queda muy grande.
    Y a los cómplices encubridores, le queda grande el de buena persona.

    Recién termino de ver la foto del tristemente famoso Dr. F. Palladino…
    Con alivio, pude observar, que no es el mismo con quién de tan buen modo, pude hablar allí. Evidentemente, había otro cirujano con ese apellido. Hasta recién, tenía el temor y el convencimiento de haber consultado con un psicópata, dadas las características personales, tan diferentes entre ambos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *