A LOS 103 AÑOS, MURIO EL EX EDIL VALMORE MARINO

Este martes 10 no hay clases en la secundaria Atanasio Lanz ni habrá actividades en el club Villa España.

El concejal (mc), delegado municipal y fundador del Club Villa España, será velado a partir de las 18.30 en Cochería Cuellas, Lisandro de la Torre y 11. Sus restos serán inhumados el martes 10 a las 10.30.

El velatorio, esta noche. (Foto: Jesús Ortega, de La Misión).

(Escribe Alberto Moya)

El hombre que acaba de morir a los 103 años representa una excepción en el panorama político regional. Nunca protagonizó escándalos públicos a pesar de haber sido concejal en tres periodos.

Durante esos mandatos, no olvidó sus orígenes: fue el motor de una propuesta tan original como empecinada: hermanar ciudades a través del océano. Así lo impulsó desde el Concejo Deliberante (HCD), en que hizo conocer a su Lanciano natal, una localidad de los Abruzos (con menos habitantes que Villa España), costera al mar Adriático, donde desde hace mil doscientos años se conserva el mayor de los milagros eucarísticos, allí donde nació Longinos, el soldado que atravesó de lado a Jesús con su lanza.

No deja de ser una paradoja evidente que el niño venido a los 8 años desde Italia constituyera su base social en Villa España, gracias al impulso que él y su familia dieran al Club Social y Deportivo fundado el 16 de marzo de 1941, un par de años antes de casarse con Delvira Goya, con quien criará a sus hijos Raúl y María Rosa. Desde allí vieron nacer al peronismo.

Ya en la refundación democrática de 1983, militó con Arturo Ramón, de quien era referente. Cinco años después, le ganaron la interna al gobernador Antonio Cafiero y a su pollo local, Juan José Mussi.

Con la asunción presidencial de Carlos Menem, Valmore quedó cobijado bajo la conducción de Ramón, flamante secretario de Estado. Desde ese sector fue concejal tres veces:

  • Cuando en ese 1989 las líneas de Mussi y Ramón debieron conciliar la lista de la Unidad Popular, iría tercero luego de Juan Achucarro y Daniel Sottosanti, en una elección en que el PJ ingresará 9 ediles contra 3 de la UCR.
  • En 1993 fue reelecto en 7º lugar (el 3º fue otro ramonista, el joven Claudio Staniscia) en el Frente Justicialista Federal, que metió 7 bancas contra 3 de la UCR y 2 del Modin.
  • En 1997, fue con el Frente Justicialista Bonaerense (no el «Federal», como consignó la ordenanza 5405, de la que acaba de copiar el error el periódico Verdad e Investigación). Iba en 4º lugar de la lista de Carlos Infanzón encabezada por Raúl Pérez. Empataron contra la Alianza en 6 y 6 concejales. Se fueron todos del HCD en el trágico 2001.

(Las nomenclaturas electorales oficiales fueron cotejadas en el sitio de la Junta Electoral).

¿QUE HIZO COMO CONCEJAL?
A meses de asumir, hacia mayo del ’90, Marino estuvo entre quienes fundamentaron sus diferencias con el mussismo en “posibles casos de corruptela” por la aprobación del Complejo Industrial Ruta 2 (ex Peugeot).

Su bloque se separó de los justicialistas que votaron la habilitación de videojuegos y un impuestazo pro entubamiento del canal San Juan, a ser cobrado por una empresa que remataría bienes de quien no pagase. La presión del grupo de Marino sirvió para que Mussi vetara ese impuesto.

Ya en 1991, integraba el Centro Comercial e Industrial de Villa España, desde el cual se sumó a reflotar el proyecto del Puente a Colonia, según recuerdan Gustavo González y Facundo Deluchi en su libro Berazategui, 500 años de historia (2003).

Para la segunda Intendencia de Mussi, conformó el opositor Grupo de Trabajo que en la sesión de diciembre de 1991 se opuso a la privatización por treinta años de agua, cloacas, alumbrado y semáforos. Junto a él estaba Hugo Guerrieri, también considerado «traidor» en el PJ. Eran otras épocas.

El 20 de abril de 1993, mediante expediente 6671, su Grupo de Trabajo exigió interpelar al intendente por el incumplimiento de ordenanzas con respecto a deficiencias en el Gimnasio Municipal y problemas en la planta depuradora cloacal del Barrio Luz.

Terminaba su primer mandato cuando, hacia diciembre de 1993, el mussismo estaba urgido por aprobar las Cuentas, el Presupuesto y el aumento en las tasas antes de que asumieran los nuevos opositores. Valmore debió soportar ser encañonado por el patotero Rito Villafañe con un revólver entre sus costillas.

Aquella década violenta tuvo un episodio mayúsculo en el recambio del 10 de diciembre de 1995, en que los mussistas rompieron el Club Social y casi mataron a Hermiñito Carbajal (UCR) cuando lo lanzaron desde lo alto para evitar que continuara una sesión en la que podrían perder la presidencia del Deliberante. Otra vez, Marino estuvo en la vereda de enfrente.

Aquellos peronistas disidentes que seguían con Ramón habrán de ser, uno a uno, cooptados por el mussismo.

Diario EL SOL, del 3 de diciembre de 1993, en cuya primera columna destaca el voto opositor de Marino (aunque escribe mal el nombre como «Belmore»).

OTRO SIGLO
Hacia marzo de 2013, recibió un subsidio de $50 mil por parte de la Municipalidad para saldar deudas del Club Social y Deportivo Villa España. Como socio fundador, recibió a los Mussi; Patricio, que ya era intendente, le recordó:

“Si bien en la última década la institución estaba prácticamente perdida, durante la Intendencia de mi papá pudimos lograr que no la rematen; luego, rescatar la pileta; y, hoy, terminamos de pagarle a los acreedores”.

JJ Mussi también le enrostró: “Durante mi gestión, fuimos a la Capital para hablar con quienes querían rematar este lugar, y, mientras, yo le decía a los socios que no dejaran entrar a nadie que tuviera intenciones de venderlo. Pudimos conseguir el dinero y, no sólo salvar al Club sino también, al Jardín, al Colegio y a otros establecimientos dependientes”.

En el 36° aniversario del Gimnasio del Club Villa España (mayo de 2015).

Para mayo de 2015, el poder político aprovechó el 36° aniversario del Gimnasio de la institución para homenajearle. Después de compartir con Mussi un partido de básquet entre su equipo y el seleccionado de Obras Sanitarias, Valmore recibió una placa de reconocimiento de su ex contrincante.

Tenía 99 años y, en agosto, pese a la lluvia, fue a votarlo: “Tengo que hacerlo. El día que no pueda, entonces ahí cambia -dijo en el Colegio Lanz, casi enfrente de su casa-. Hoy no tenemos la oportunidad de rezongar sino de colaborar con el voto. Si hay una mayoría, hay que respetarla”.

El voto que emitió a sus 99 años (agosto de 2015).
Valmore recibe el saludo del barbado ‘Bibi’ Rivero (UCR).

El 19 de abril de 2016, festejó su siglo de vida junto con los 75 años del Club que ayudó a fundar. El poder político al que había controlado le regalaba la ordenanza 5405 que imponía su nombre a la calle 151 entre 25 y 28, con una sesión especial del Concejo Deliberante, en la que recordaron sus doce años en esas bancas (aunque no su accionar). Mussi, ahora diputado provincial, sostuvo: “Lo más destacado es su honestidad”.

El homenajeado rescató su labor de contralor en el HCD: “Siento que he cumplido mi deber como concejal. Y al intendente, al que conozco desde chico, ya que jugaba en mi terreno, le agradezco… a él y a su familia”.

El festejo del siglo (abril de 2016).

Así se preparaba para una vida sosegada cuyo único disgusto se daría en las siguientes elecciones, las de agosto de 2017: no figuraba en los padrones. Claro, tenía 102 años, y la Justicia Electoral lo daba por muerto. Casi se infarta, pero fue agregado al padrón y pudo votar.

Marino fue un bastión político tanto para Arturo Ramón como para Juan J. Mussi. Cumplió 103 años en abril de 2019.

Siguió con el disfrute de los agasajos que se depara a los abuelos. En noviembre de 2018, recibió, otra vez en el Club, a JJ Mussi, para el cumpleaños de la secundaria Lanz. Cabizbajo, oía al caudillo, ahora como titular del HCD, traerle añejos recuerdos:

Cuando asumí como intendente, Valmore me dijo que el Club quería fundar una escuela secundaria. Hoy están festejando sus 30 años”.

En el 30º aniversario de la secundaria Atanasio Lanz (noviembre de 2018).

En los últimos meses, este Centro Informativo quiso entrevistarlo pero nadie salió a responder los llamados desde la vereda por parte de este medio, ni respondieron a la esquela que dejamos en el kiosco frente a su casa. También se apeló a la gestión del vecino y militante José Luis Garay, quien habló con alguien de la familia para empezar con una tarea enorme como la de contar una trayectoria que superaba el siglo.

Marino deja el recuerdo de un hombre con memoria que sabía que el éxito en política depende del buen trato y el arte de la negociación ejercido con sutileza.

Fiel a su estilo sin estridencias, será llevado a un Cementerio público, el de Ezpeleta, para lo cual se dispuso que no hubiera actividades en las instituciones que ayudó a dar vida.

¿Cómo le gustaría ser recordado, Valmore?
-Así.

Fuentes: Los libros con datos sobre Valmore Marino

La cobertura de la noticia:

La Palabra puso en tapa un extracto de la nota del CIB.

Como podrá apreciarse, la primera nota acerca de la labor de Marino como concejal, hecha por este CIB, sirvió como insumo para otros medios. No sólo corrigió el texto de una ordenanza, de la que copió el error Verdad e Investigación, sino que evitó su repetición, como es el caso de La Palabra. Para corroborarlo, basta repasar el cuarto y quinto párrafo, entre otros, de este facsímil.

71 Respuestas a “A LOS 103 AÑOS, MURIO EL EX EDIL VALMORE MARINO”

  1. Lamento mucho lo de Valmore, conozco a la flia., soy del barrio desde hace 30 años; pero nunca me pareció sensato el cambio de nombre y menos sin consultar a los vecinos de esas cuadras (vivo en 151).
    En fin, no es un tema importante en este moment ode dolor pero ya que se menciona…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *