UNO PEOR QUE EL OTRO A CARGO DEL HOSPITAL

(Escribe Alberto Moya – Fotos tomadas de Realidad Sur)

Tal como adelantó este CIB hace once días, el Hospital Evita Pueblo se aprestaba a cambiar sus cargos directivos por dos médicos con antecedentes: Juan Esteban Marini y Martín Enrique Garaycoechea.

En la tarde de hoy, viernes 21, Marini asumió en lugar de Karina Fiquepron, impuesta por la administración de la gobernadora Eugenia Vidal.

Según el periodista Carlos Siniscalchi (quien tuviera la primicia de los nombres del recambio), el ministro de Salud bonaerense, Daniel Gollán, puso en funciones a Marini durante una visita «sin estridencias y sin acto protocolar«.

Antes, el intendente llevó al ex ministro nacional de recorrida por el Hospital Oftalmológico San Camilo y el Centro Odontológico que dirigía el tercero de sus hijos, Pablo Mussi.

Fueron seguidos por otro denunciado como ñoqui, el secretario de Salud comunal, Pablo Costa.

Costa, Gollan y Mussi.

Antecedentes de Marini: Los más de 400 millones

En 1998, cuando Mussi era ministro de Salud, el negocio del CoReS fue el eje de un crítico editorial en el mayor diario provincial:

La tendencia, harto discutible, a crear organismos no sujetos a los sistemas de control, no puede constituirse en un viaje a la discrecionalidad. Esa ausencia de ataduras aumenta el deber de rendir cuentas. Resulta inadmisible que el ministro se haya negado a informar sobre cada centavo de los nada menos que 450 millones anuales destinados a la cobertura de los jubilados. Semejante negativa constituye un acto de soberbia, autoritarismo y desprolijidad que lo inhabilita para la función.[1]

¿En qué consistía el tan redituable CoReS y qué papel le cupo a Juan José Mussi y a Juan Esteban Marini?

El ministro se negó siempre a rendir los fondos del PAMI. Dice que los manejaba un “ente privado”, pero en el Tribunal de Cuentas sostienen que los administraban funcionarios.

Durante un par de años, había intermediado entre el PAMI y los jubilados bonaerenses en beneficio de prestadores privados.

Mussi eludió las denuncias por su manejo de los fondos para la cobertura médico asistencial de 1,4 millones de jubilados. Afirmaba que la utilización de esos recursos no debía ser rendida ante los organismos de contralor (…) La Auditoría General de la Nación informó que PAMI giró “a la presidencia de los consorcios (ejercida por un integrante del gabinete de Mussi)” $423.398.450,20 entre 1996 y el 14 de julio de 1998.[2]

Ante un requerimiento del Tribunal, sostuvo que “no ejercía ningún cargo o responsabilidad” ahí; aunque en la Legislatura lo recordaban al frente en las profusas publicidades de entregas de subsidios y ambulancias financiadas por CoReS. Si no era él, ¿quién entonces?

Quizás no resulte fácil para Mussi y el director provincial de Coordinación de Sistemas Regionales de Salud, Juan Esteban Marini, rendir esas cuentas: han respondido siempre que los CoReS “no constituyen una entidad oficial ni forman parte del ministerio”, al considerar que esos consorcios funcionaban “en el marco del derecho privado”.[2]

Marini aseguró al diario La Nación que “estos organismos no administran fondos, los trasladan del Estado nacional a los beneficiarios”; en un descargo ante el Tribunal había explicado que “cada Comité de Administración de los consorcios estaba integrado por los directores de las regiones sanitarias, los titulares de hospitales públicos provinciales o municipales y los intendentes”. Así pretendió tenerlos abrochados a todos; incluso al diputado denunciante, como habrá de señalar.

La especulación más certera es que Mussi y Marini crearon un sistema (CoReS), al que manejaron como una entidad privada, con más de $400 millones.[2]

El Tribunal consultó a todos los organismos de control; el único que no respondió fue Alderete; fuentes del PAMI informaron que preferían “abstenerse de opinar”. El recuerdo de su interpelación perdurará:

Desde 1998, cuando la Alianza conquistó la mayoría en la Legislatura, se convocó a dos funcionarios del gobernador: Mussi, por el escándalo de los fondos CoReS; y el ex presidente del IOMA Rubén Laguens. Ambos, luego del informe “in voce”, se mantuvieron en sus cargos.[4]

Durante años, logró esquivar las sospechas por sus manejos irregulares de fondos de la cobertura social a los jubilados con el argumento de que esas cuentas no debían ser controladas. Hasta que fue interpelado. Aunque nadie quedó conforme con sus explicaciones sobre dónde habían ido a parar 480 millones, Duhalde le renovó la confianza (…)[5]

¿Qué había hecho con la plata? ¿Se la robó? Nadie le birlaba 400 millones al menem-duhaldismo y vivía para contarlos. Versiones no especificadas deslizan que fue gastada en el financiamiento electoral; de ahí que “Duhalde le renovara la confianza”. Según esa especie, los jubilados a derivar a sanatorios eran atendidos en hospitales aunque la atención se pagara a los privados que, debían “retornar” parte del dinero. Nunca se conocieron pruebas en ese sentido; pero, en vistas a la campaña por la Presidencia de la Nación, el candidato reflotó su interés en repetir aquella experiencia tan lucrativa:

El gobernador telefoneó al jefe de Gabinete nacional, Jorge Rodríguez, con el objeto de analizar que las prestaciones del INSSJP para los beneficiarios en territorio bonaerense, vuelvan a ser gerenciados por la provincia.[6]

El ministro –y Marini– estuvieron junto a Duhalde cuando lo anunció, tras reunirse con las catorce agrupaciones de jubilados de la Provincia.

Mussi señaló que “no se puede entender por qué se le puso fin a aquello que llevábamos a cabo en la Provincia con el beneplácito de los afiliados del PAMI a través del CoReS, terminando con un sistema que tenía a los jubilados tranquilos y daba resultados. Esa es una pregunta que nunca me contestó Alderete; creo que se han equivocado con querer privatizar la obra social, pero eso no pudo llevarse a cabo, aunque estamos padeciendo las consecuencias de este andar sin timón del PAMI, con prestadores que no quieren continuar y con la obra social que no paga”.

Insistió contra Alderete: “está muy cuestionado por los jubilados; en especial, los de nuestra provincia; sin embargo, el Presidente lo respalda” (no transparentó la decisión de Menem de boicotear a Duhalde) y ofició de vocero de un interés que no era el público: “llama la atención que los que menos cobran en este reparto sean los prestadores provinciales privados”.[7]

Dictamen en contra

Un mes después de esa insistencia por recuperar para la provincia un manejo millonario, desde el Tribunal de Cuentas, la vocal Cecilia Fernández escribió que, de la documentación conseguida, no surgía que el CoReS estuviera conformado por privados: “estamos ante funcionarios que llevaron a cabo una compleja administración de recursos, retenciones, inversiones y gastos; no meros intermediarios”. También el relator Miguel Pouzo y Jorge Giulano, secretario de Asuntos Jurídicos del Tribunal, consideraron competente al organismo para exigirle a Mussi demostrar cómo y en qué gastó $423 millones.

En diálogo con La Nación, Mussi adelantó que no responderá la solicitud del Tribunal.[8]

¡Lógico! ¡No iba a llevar las manos vacías! De acudir, debería hacerlo con documentos, pero, ¿cuál era la gracia de armar semejante estructura para evitar los controles si tenía que guardar las pruebas?

Se empecinaría en que “aquello que no está en el presupuesto provincial no puede ser rendido; no lo digo yo, sino la ley de contabilidad. El dinero se usó para pagar buenas prestaciones”.

Y punto; tienen que creerlo porque lo digo yo.

Tan superpuesto estaba lo público con lo privado, que el Tribunal de Cuentas halló –en los convenios rubricados junto al PAMI– que el consorcio representado por Marini puso como domicilio legal la ubicación de su despacho ministerial. Marini salió a despegar al jefe:

El 2 de diciembre de 1996, el contrato (CoReS-PAMI) lo firmé yo como presidente del Consorcio Agrupación Sanitaria de la provincia, y no Mussi.

En una carta de lectores, para justificar su no comparecencia ante el Tribunal, centró sus argumentos en que no era un ente estatal:

El CoReS es reconocido como entidad privada por:

  • Dictamen 170/94 del Dr. Enrique Bissio, ejecutivo de la Asesoría General de la provincia (“el Consorcio no reviste carácter de ente público estatal”)
  • Dictámenes del 8/2/96 y del 25/8/98 del Dr. Luis Montagnaro, asesor general de la provincia (“el CoReS está integrado por personas físicas o jurídicas que se rigen por el derecho privado”)
  • Dr. Federico Atencio, juez de Garantías Nº 1 de La Plata, el 18/5/99 (“la privada esencia del Consorcio resulta incuestionable”);
  • Fallo de la Cámara Civil y Comercial de Azul, Sala I, causa 39003 (“el consorcio se rige por normas del derecho privado, de allí que no pertenece a la administración pública, actuando en el marco del derecho privado”).

La primera pronunciación data del año en que asumió. ¿La trama fue uno de sus primeros objetivos? Incluso la segunda cita es previa al contrato del 2 de diciembre de 1996. En su carta, el presidente del Consorcio dejó entrever la política de tener a todos abrochados:

Si fuera estatal, el denunciante diputado Blanco (Luis; UCR) no hubiera podido ser médico prestador (cobró más de 20.000 pesos) y legislador al mismo tiempo.

En noviembre de 1997, la Cámara de Diputados de la provincia votó, incluso la Alianza, una declaración de apoyo al CoReS y solicitó al ISSJP que no finalizara su convenio con el CoReS.

No se acepta el término de malversación porque el dinero se usó desde un ente privado. Todas las federaciones de jubilados expresaron su apoyo a los servicios prestados por los CoReS.

Es notorio el verdadero interés en un ente así: nada de transparencia.

Si el CoReS debiera rendir cuentas al Tribunal, por ley de la administración, el dinero debería constar en el presupuesto provincial, cosa que no sucedió, cuando hubiera sido obligación de la Legislatura incluirlo y votarlo. Lo expresado tiene respaldo documental en este consorcio.[9]


[1] Descalificadora negativa ministerial a asumir responsabilidades. El Día, 25 de octubre de 1998.

[2] Se cierra el cerco para que Mussi explique cómo gastó $400 millones; 22 de agosto de 1999.

[3] Ibídem.

[4] El ministro Verón sigue en la mira de la Legislatura. El Día, 20 de febrero de 2001.

[5] El hombre de los récords. Página/12 del 17 de abril de 2002.

[6] Duhalde gestiona la atención de los jubilados nacionales. El Día, 14 de julio de 1999.

[7] La Provincia volvería a atender afiliados a PAMI. El Día, 13 de julio de 1999.

[8] Pablo Morosi: PAMI, investigan supuesta malversación en Buenos Aires. La Nación, 25 de agosto 1999.

[9] Aclaración, en Cartas de lectores; respuesta a la nota de La Nación del 25 de agosto (1 de septiembre de 1999).

Este libro es la fuente del resumen precedente.

El comunicado municipal

Marini, escoltado por Gollán y Mussi.

Tras una visita al Hospital Evita Pueblo

MUSSI Y EL MINISTRO GOLLÁN TRABAJARÁN PARA MEJORAR LA SALUD PÚBLICA EN BERAZATEGUI

El ministro de Salud de la provincia de Buenos Aires, Daniel Gollán, y el intendente de Berazategui, Juan José Mussi, visitaron los Centros Municipales Oftalmológico y Odontológico, y el Hospital Provincial Evita Pueblo. El funcionario bonaerense reconoció la labor en salud que lleva adelante el Municipio y adelantó que trabajarán en conjunto para fortalecer el área. 

“Recorrimos las Dependencias municipales en oftalmología y odontología, y da gusto ver no solo el equipamiento con el que cuentan y el estado de las instalaciones, sino también el amor con el que se atiende”, señaló el Ministro, quien en estos espacios pudo conocer los consultorios y los modernos equipos con los que cuenta Berazategui para el tratamiento de patologías a nivel ocular y dental.

En el Centro Oftalmológico San Camilo, las autoridades conocieron el facovitréctomo (uno de los aparatos más adelantados para cirugías vitreoretinales y de cataratas) y el retinógrafo con cámara digital, diseñado para el diagnóstico y seguimiento de la mayoría de las patologías de retina, entre otros equipos de última tecnología que, aunados al trabajo en Red y en conjunto con el Hospital El Cruce y el servicio de diabetes del Centro Sábatto, posibilitarán un control y seguimiento de las mismas.

Luego, durante la visita al Centro Odontológico, pudieron apreciar parte del equipo de tecnología de última generación del que se dispone, como el microscopio operativo (que permite magnificar las imágenes 250 veces, pudiendo realizar tratamientos más predecibles a nivel endodoncia y para realizar microcirugías y ortodoncia) y el Laboratorio dental.

“Quiero agradecer al Ministro de Salud de la provincia de Buenos Aires, principalmente, por la rapidez con la que respondió y aceptó venir a Berazategui para tratar temas de Salud Pública. Sobre todo en esta situación difícil que atraviesa el país, y de la que nosotros -como Municipio- no estamos exentos. Sabemos que es un momento para dar, más que para pedir. Vamos a trabajar unidos y de manera articulada para garantizar salud pública y de calidad a todos los berazateguenses”, afirmó el Intendente municipal.

En el Hospital Evita Pueblo, acompañado por su nuevo director, el Dr. Juan Marini, el Dr. Gollán anunció la reactivación de las obras de reacondicionamiento de la guardia y los futuros trabajos de pintura general del nosocomio que se realizarán junto al Municipio. “Los cambios en el Hospital serán de manera progresiva, pero se van a notar”, aseguró.

De la recorrida, además, participaron el secretario de Salud Pública e Higiene del Municipio, Pablo Costa; la secretaria de Desarrollo Social y Comunitario, María Laura Lacava; el secretario de Gobierno, Antonio Amarilla; la directora del Centro Oftalmológico, Miriam Ríos; del Odontológico, Laura Giacomini; entre otras autoridades.

Centro Oftalmológico Clínico Quirúrgico Municipal San Camilo

Este Centro de Salud visual brinda atención gratuita y especializada a todos los vecinos de Berazategui desde el 31 de marzo de 2018. Lleva adelante campañas de concientización (sic), estudios complementarios como Campos Visuales, Tonometrías, Fondo de Ojos, entre otros; y cuenta con quirófanos para operaciones, gracias a los cuales se han llevado a cabo 35 trasplantes de córnea, cirugías de Cataratas, de párpados, de Sutura de Córnea, de Glaucoma, Vitrectomías, entre otras. Cada vez son más los berazateguenses que reciben atención en los CAPS (Centros de Atención Primaria de Salud) de sus barrios gracias a la Red Oftalmológica que se incorporó en 8 de ellos.

La Comisión Pro-Autonomía organiza Almuerzos Solidarios a beneficio del Centro, y gracias a su recaudación, en el año 2019 se adquirió una lámpara de hendidura con su mesa manual, un cartel de optotipos y tres monturas para la caja de provines, entre otros indispensables instrumentos.

Centro Odontológico Municipal

Inaugurado en 2013, este centro de salud bucodental brinda atención gratuita para todos los vecinos berazateguenses y es el eje de una red de atención en el área, que funciona junto a once CAPS con gran cantidad de profesionales que brindan, en consultorios individualizados, atención especializada en ortodoncia, endodoncia con microscopía óptica, odontopediatría y odontología general.

21 Respuestas a “UNO PEOR QUE EL OTRO A CARGO DEL HOSPITAL”

  1. Muy importante recordarles a los desmemoriados de este Distrito para que sepan parte de la historia de su actual intendente. Manda más de Berazategui desde hace 30 años. Felicitaciones por la nota.

  2. Q equipen el hospital de insumos y profesionales q no dan a basto en la atención, los pacientes esperan horas para ser atendidos en la guardia y además los turnos diferido demoran mucho y el enfermo no puede esperar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *