VENDEN CALLES EN CUOTAS A LOS BARRIOS PRIVADOS

Los Mussi, padre e hijo, pusieron a la venta las calles 153, 154 y 155 desde la 70 a la 75, además de las 71, 72, 73 y 74 desde 152 a 156.

El negocio lo hará la Municipalidad que encabezaba Patricio a partir de la autorización votada por ordenanza 5675/18 en el Deliberante que presidía Juan José. En ese ida y vuelta de expedientes, poco importa dilucidar la autoría de una responsabilidad compartida.

El negocio es tan grande que permitiría pagar catorce millones y medio de pesos. Claro que el gobierno municipal le dará un plan de facilidades para abonarlas en doce 12 cuotas.

No consultó a los vecinos.

Del otro lado del mostrador está la firma Desarrollos Vivir S.A. que construirá allí el barrio privado San Juan Chico, un predio de 25 ha. para levantar 227 viviendas, en parcelas de una superficie promedio de 620 m2, sin calles de por medio.

Allí crecerá al costado del Abril y detrás de Greenville, en territorio del Parque Pereyra, donde han volteado decenas de árboles.

Así lo ha destacado el Foro Regional en Defensa del Río de la Plata, la Salud y el Medio Ambiente, desde donde agregaron:

Una vez más se desconoce la existencia de estudios de impacto ambiental. Son espacios verdes que Berazategui sigue entregando a los emprendedores inmobiliarios para sus negocios. El Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible (OPDS) respalda esos negocios.

Vuelven a violar la ley de Bosques nacional, la Ley provincial de reordenamiento territorial y todas las leyes ambientales referidas al tema. Además, estarían incursionando dentro de la Reserva de Biósfera Parque Pereyra.

Esta actitud de favorecer la construcción de barrios cerrados se contrapone con la falta de política para construir barrios populares.

¿Cómo podemos esperar que el Gobierno municipal esté pensando en una política ambiental y proteccionista del bosque y sus humedales en la costa de Hudson, si en Berazategui impera el negocio?

Sólo la movilización popular puede pararlos. Por este camino, en pocos años, perderemos lo fundamental de nuestros espacios verdes en detrimento de nuestra salud y el de las futuras generaciones”.

El portón de una calle.

Antecedentes

Comprar/Vender calles no es nuevo en Berazategui.

El libro de 2013.

Lo hizo Zucamor cuando construyó un galpón sobre una calle. (Fuente: diario El Sol, 27 de febrero de 1989). De esa empresa había salido el primer secretario de Gobierno mussista, Raúl Sabbatini.

También el countrie El Carmen se quedó con una calle que, al cerrarla, obligaba a los vecinos pobres del fondo a un enorme rodeo si querían salir. Mientras, los propietarios de cada casa dentro del barrio cerrado debieron depositar las cuotas de una coima en una cuenta bancaria, según relataron el historiador Juan Carlos Lombán y su esposa Lucrecia, quienes dieron los datos al periodista Alberto Moya, autor del libro «… Y después la gente va y lo vota» (La Guillotina, 2013), donde hay profusos detalles de operatorias de esa índole. Un extracto:

Capítulo 3

En enero de 1989, convocaron al Concejo a algo inusual: trabajar; lo que no hacen sino hasta abril. Se justificaron en que tratarían un aumento salarial, pero, en la sesión, como desde abajo de la banca, Alberto Quarchioni (presidente del bloque) sacó una carpeta, le sopló el polvo y blandió al grito de:

–¡Tengo un tema urgente de interés público a ser tratado sobre tablas!

Pedía el reconocimiento al countrie El Carmen, en JM Gutiérrez.

–¡Pero si eso fue tratado en 1984 y vetado por Ramón!

Desoyeron el cuestionamiento; mientras Hugo Guerrieri, Mario Neme, Acuña, Alberto Grilli (PJ); Bernardo Mayer (DC); Juan Carraro (UCR); Juan C. Azzarita y Jorge Vera (PI) abandonaban el recinto, aprobaron la ordenanza 1727. Contaron con una mano del unioncívico Jorge Luciani, quien interrumpió sus vacaciones en Mar Del Plata sólo para votar y regresar a la ciudad(,) feliz.

Un señor de barbita con abultada carterita se paseaba por el bloque de la UCr y del PJ que orienta Quarchioni. A la hora, querían tratarlo… ¿Por 100.000 poderosas razones?

Gustavo González-Facundo Deluchi: Berazategui, 500 años de historia. 2008:257; citan a La Palabra, 27 de enero de 1989.

Cada vez que el periódico de Miguel Gaíta –directivo nacional en ADEPA– escribía “poderosas razones”, se refería a “coimas”.

Nueve meses después, votaron a favor de asfaltarle la calle de acceso a El Carmen. En la sesión, ante un corte de luz, Vera bromeó:

–El countrie está embrujado.

–En la oscuridad perdieron 1500 bolsas de cemento donadas –acotó B. Mayer sobre el canje que les ofrecían–. ¿Qué razón de peso hay?[2]

De los 150 mil dólares para los 15 ediles que lo aprobaron, ‘Miro’ Aranda no se llevó 10 sino sólo 4 mil; repartió con sus secretarios; luego, en el barrio; pero cuando fue a la carnicería y al almacén a pagar lo que debía con 100 dólares, todo estuvo claro. Al final, el propio ‘Miro’ confesó la coima.[3]


[2] Aprobaron asfalto a un country en oscura sesión. El Sol, 22 de agosto de 1989, pp 5.

[3] Leña, capítulo 3.

4 Respuestas a “VENDEN CALLES EN CUOTAS A LOS BARRIOS PRIVADOS”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *