TRELEW: ¿QUE PASO EN NUESTRA ZONA?

Compartir

A 50 años del a masacre de Trelew, cómo fueron las repercusiones y qué protagonistas hubo de nuestra zona.

La próxima no va a haber negociación, los vamos a cagar a tiros”.

Del capitán Luis Sosa a los recapturados de la fuga de Rawson

Vidal

Anochecía en las redacciones donde, por teléfono, oían:

–Sí, sí, una rebelión… Se fugaron… Los guerrilleros, claro. Tomaron el aeropuerto.

Sin saber que habría de ser parte de la noticia, Armando Vidal, de Clarín, salió desde Bernal a abordar un avión. No tenía modo de saber que otro vecino de la zona sur, Jorge Lewinger (FAR) había estado a cargo del camión que debió retirar a los compañeros que no escaparon de la prisión patagónica mientras seis máximos dirigentes despegaban hacia el Chile de Salvador Allende.

El miércoles 16, en el asiento trasero de un Fairlane oscuro, oía el resumen de los periodistas Pepe Castro y Adolfo Samin:

Otros 19, rodeados por la Marina, tomaron rehenes. El líder emergente, Mariano Pujadas, negoció con el capitán Luis Sosa. Los guerrilleros dejaron las armas y esperaron su promesa: ser devueltos a la cárcel, pero fueron llevados a la base Almirante Zar.

Finoli

Vidal fue a hacer la nota en la penitenciaría con los de Associated Press, Horacio Finoli y Faustino Martínez, que enfocó a un centinela que le apuntaba con un máuser. En el asiento contiguo, vio a Finoli, en un grito, caer sobre el respaldo delantero luego de que una bala atravesara el baúl y su sobretodo, antes de que otras dieran en la puerta.

Luego, el general Ignacio Betti será interpelado por un pelirrojo:

–¿Esto es Vietnam?

–Esto es Vietnam.

Ese día estaba anunciada una conferencia de prensa en el cine Rex de Berazategui por parte del teniente Julián Licastro, de los equipos técnicos del peronismo, organizada por Roberto Damelio, Héctor Marcos, Luis Aquino y Dante Pedro Palladino. Se suspendió por la masacre.

La respuesta del ERP

En Berazategui, el Gordo Luis Angelini manoteó El Sol del 24:

–A ver… Diceeeeh… que un decreto prohíbe comunicados de la subversión… Habla de 16 muertes y… no mucho más.

–Al menos puso las fotos de Pujadas y de los sobrevivientes.

Alfredo Valcarce Soto se refería a los tres heridos graves, cuyo relato traspasará las fronteras difundido por un organismo de derechos humanos que crecía en Europa y, por primera vez, debía ocuparse de Argentina, Amnesty International: Con el pretexto de un intento de fuga, en sus estrechas celdas del subsuelo naval de Trelew, fueron acribillados; entre ellos, Ana Villarreal, embarazada de Santucho (…)

En Bernal, Dalmiro Suárez conversó con Carlos Hödl:

–Después de dejar Bioquímica y buscar laburo, seguimos leyendo material teórico. Hay que pasar a la práctica. Después de lo que hicieron los milicos, la relación con el PRT debe ser más efectiva. La masacre va a acelerar los tiempos políticos.[1]

En Varela, unas molotov dieron contra la puerta de la Municipalidad.

En Ferrodúctil, tomada por obreros que llevaban meses sin cobrar, una mujer con la metra bajo el poncho izó, junto a la bandera argentina, la del ERP; arengaron y repartieron víveres.

El lunes 28, dos mujeres entre quince del ERP recuperaron 30 millones del Banco Río en Ezpeleta; se tirotearon con el oficial Cardozo y otros cuatro del cercano destacamento. Según El Sol:

“Al acertar a uno de los atracadores –no debemos decir extremistas porque estaban en función de ladrones– los compañeros lo alzaron y eludieron el enfrentamiento”.

FAL y FAR

El domingo 10, ante obreros en una plaza quilmeña, Diana Guerrero y Sergio Bufano bajaron de un helicóptero a pintar FAL-GOR[2], de Fuerzas Armadas de Liberación y Grupo Obrero Revolucionario. Venían de arrojar sobre la cancha de Huracán 20.000 volantes con un relato de los sobrevivientes Alberto Camps, Antonia Berger y René Haidar.

Camps (FAR), quien había participado en el ‘69 de los incendios de los Minimax (uno de ellos, en Lomas de Zamora), conoció en la cárcel de Rawson a María Rosa Pargas, con quien vivirá en Lomas; localidad vecina a la de Don Bosco donde, en Cramer 1271, habitaron las hermanas Haidar, Mirta Malena y Adriana Isabel, anestesióloga en el policlínico Finochietto, de Avellaneda.[3]

Sobre un banco de andén, en Quilmes, el viernes 6 de octubre, desconocidos cambiaron el nombre de la estación: extendieron un lienzo con la leyenda Estación MARIANO PUJADAS y dejaron encima una caja de zapatos bien envuelta que disuadió de quitar el nuevo nombre. Sólo contenía un ladrillo.

Diario El Sol

FAR vengó Trelew con la muerte de un contraalmirante. A Emilio Berisso lo siguieron por Lomas de Zamora, el 28 de diciembre, cuando con su esposa salía de un supermercado en Meeks a guardar las compras en el baúl del auto. Enfrente, desde un Falcon verde claro estacionado en sentido contrario, salió un joven con traje celeste; revólver en mano, desde atrás, le disparó en muslo, pulmón y cuello para luego correr hacia el auto en que huyeron a las 10.15.[4]

El militar, conducido a un hospital, luego de las 13, murió.

De inmediato, el dictador Lanusse negó la suspensión de las elecciones:

A las balas opondremos la fuerza invencible del sufragio”.[5]

Otro contralmirante, en Quilmes, se sobresaltó por una bomba, pero al día siguiente, cuando el periodista Tati Iglesias visitó la barranca, la señora de Alvarez aclaró que nunca recibieron amenazas y agregó:

–No entiendo la barbaridad que han hecho a estos vecinos.

Enfrente, sobre Allison Bell 924, habló con el Dr. Zaffino:

–Hace poco que vivo acá. Asesoro a empresas de la zona. Me dedico a funciones profesionales en lo civil y comercial.

¿Se equivocaron de casa?

1973

Sobre el cierre de la campaña electoral, el 8 de marzo, con un apoyo crítico al camporismo, debutó el ERP-22, escisión del PRT. Esa tarde, FAR tomó documentos del Registro Civil en Bernal; pintó “Trelew 5×1” y “Cámpora al gobierno, Perón al poder”.

Ese 3 de abril, el ERP-PRT raptó, “por la matanza de Trelew”, al contralmirante Francisco Alemán, buscado por la Policía en el Cruce de Alpargatas y en JM Gutiérrez.

El 12, los comandos Angel Brandazza y Sabino Navarro, de FAR y Montoneros, pintaron “11 de marzo” en la estación Don Bosco. En Wilde, había mucha gente, de modo que siguieron hasta la próxima, donde pusieron bombas lanzapanfletos:

–¡A Domínico, vamos a llamarla 22 de Agosto!

El 30, el ERP-22 mató al contralmirante Hermes Quijada, por la masacre de Trelew; con lo que, en Buenos Aires se impuso la ley marcial a cargo del general Sánchez de Bustamante.

La columna Héroes de Trelew, del ERP, se llevó un desfibrilador y un cardioscopio de la clínica Mitre en Avellaneda, pero cuando por TV vieron que habían sido comprados por los trabajadores, los regresaron; con una foto junto a los médicos, publicaron:

El ERP no expropia a los del campo del pueblo”.

En mayo tomaron documentación y sellos del Registro Automotor de Lanús y coparon la guardia de la fábrica Galileo, en Avellaneda, para vender revistas y recuperar armas.

A los presos políticos que quedaron en la cárcel de Rawson y que no pudieron escapar porque no llegó el camión conducido por Lewinger, fue a buscarlos en avión una comisión con diputados entre los que estaba el recién asumido Carlos Kunkel. Uno de esos presos era el quilmeño Eduardo Indio Allende, quien en 1968 le había disparado en las sentaderas a Angel Abasto.

El 25 serían liberados, en lo que fue la primera medida del nuevo gobierno nacional y popular que tenía a Héctor Cámpora en la Presidencia de la Nación. Ese día, en los alrededores de las cárceles y en la plaza de Mayo, los miles de asistentes coreaban:

–… ¡Ya van a ver / ¡Ya van a ver / cuando venguemos a los muertos de Trelew!


[1] Hödl será desaparecido de su casa el 3 de febrero de 1977.

[2] GOR nació en 1970 tras los debates entre el IV y V Congreso del PRT en torno a “lucha armada”, “autodefensa” y “guerra revolucionaria” (Cortina O.).

[3] Las Haidar fueron muertas en esa ciudad el 27 de febrero de 1977. En busca de Berger, el 16 de marzo en Llavallol, las FFAA asesinaron a su padre Juan (médico de 70 años) y a dos caseros; ella cayó el 16 de octubre de 1979. Ricardo desapareció en Brasil el 19 de diciembre de 1982.

[4] En sitios de derecha, lo atribuyen al ERP (suman el mito de una mujer con la ametralladora en un carrito de bebé). Tal error fue reproducido por el diputado provincial Aurelio García Elorrio en su proyecto para indemnizar a víctimas de la guerrilla en Córdoba | El ERP festejó el ajusticiamiento a manos “de FAR” en Estrella Roja, Nº 17, febrero de 1973, pp 3.

[5] Los detalles provienen de un cable de la agencia UPI, de EE.UU. La cita a Lanusse, desde AFP, de Francia. Ambas, tomadas del diario El Tiempo, de Colombia. Tres fuentes extranjeras sin interés en tergiversar los hechos

Una nota con relatos de Dalmiro Suárez (de Bernal) y Néstor Rojas (Berazategui).

VIDEO de Néstor Rojas, en Trelew (2022).


Para este 50° aniversario, desde Berazategui partió una representación hacia Trelew encabezada por Néstor Rojas:

3 Respuestas a “TRELEW: ¿QUE PASO EN NUESTRA ZONA?”

  1. Muy bueno él relato pero faltan muchos hechos dé la subversión fue una guerra civil Peronistas versus Peronistas

Los comentarios están cerrados.